lunes, 21 de septiembre de 2009

Como se masturban las mujeres

Copia  del articulo publicado por Elena Vazquez en Telecinco.es



Lo más importante de la masturbación es hacer lo que vaya pidiendo nuestro cuerpo, que es sabio. Pero de cualquier manera, he aquí unos consejos para quienes no sean unos expertos en la materia.
En las mujeres, lo más usual es la estimulación manual del clítoris, que puede alternarse con la penetración vaginal, y la consiguiente manipulación del buscado punto G. Sobre el clítoris, algunas consideraciones:

-Antes de jugar con el clítoris, conviene hacer un precalentamiento acariciando los pezones y el monte de Venus. Esto favorecerá la lubricación y aumentará la sensibilidad de los genitales.

-Sigue con un masaje por los genitales. Durante éste, trata de localizar cuál es el lado más sensible. En algunas mujeres varía del izquierdo al derecho. Saber cuál es, mejorará el resultado final.

-La masturbación es mejor cuanto más húmedos estén los genitales. Si eres de las que no se 'moja' con facilidad, el uso de lubricantes o aceites -e incluso la propia saliva- es bastante recomendable.

-Cuando el contacto directo con el clítoris es demasiado intenso, prueba a limitarte a acariciar únicamente los alrededores, o a hacerlo con un tejido entre medias.

-Rodea el clítoris con el índice y el pulgar, o presiónalo con el índice y el corazón. Para estimularlo, haz movimientos rítmicos de arriba abajo, de izquierda a derecha o circulares.

-Mientras estimulas el clítoris con una mano, puedes introducir uno o varios dedos de la otra en la vagina.

-Si con la mano libre prefieres acariciarte los pezones, puedes frotar con la palma de la mano el clítoris e insertar los dedos de la misma mano en la vagina. Los movimientos circulares de la mano, estimularán ambos.

-Muchas mujeres disfrutan de la estimulación anal, que puede combinarse con el anterior punto. Conviene, eso sí, la utilización de lubricantes para la penetración anal.

Estimulación 'acuática'

-Muchas mujeres disfrutan dirigiendo el agua de la ducha al clítoris. Cambia la temperatura y la intensidad del agua, prueba hasta que consigas lo que más te satisface.

Bocabajo

-Túmbate bocabajo y muévete arriba y abajo. Contrae y relaja la vagina. Si debajo del pubis colocas un bulto de ropa o una almohada que te roce el clítoris, el placer está asegurado.

El punto G

-El punto G se encuentra a mitad de camino entre la parte posterior del hueso púbico y el cuello del útero. Es una pequeña protuberancia del tamaño de una judía, que se hincha cuando se estimula. Muchas veces no se alcanza con los dedos.

No hay comentarios:

La Pasion del Deseo