sábado, 8 de agosto de 2009

En el autobus

Sabes que te deseo, sé que me deseas, algo nos atrae irremediablemente el uno hacia el otro, llevamos ya asi semanas cruzandonos nuestras miradas en el autobus, cada mañana el otro dia me puse un vestido cortito y me sente enfrente de ti, abri mis piernas con disimulo un poco, justo cuando notaba tus ojos mirandome, como puedes excitarme solo mirandome, haces que me humedezca, solo clavandome los ojos en mi y yo noto como te excitas, se cruzan nuestras miradas y sonreimos picaramente, pero nunca hablamos, yo me bajo y tu sigues en el autobus, me voy notando tus ojos en mi culo como me sigues con la mirada, nunca me he girado para verlo pero noto el calor de tu mirada en mi. Hoy iba mas lleno el autobus y no habia asiento me fui al final de pie y te he buscado pero no te veia en la siguiente parada subiste y mirando hacia donde yo estaba sonriendo te acercaste y te pusiste a mi lado de pie como arrinconandome contra el autobus, tu perfume varonil me invadia, me dijiste "Hola" nunca habia oido tu voz, la habia imaginado muchas veces, era mucho mas bonita que en todas mis fantasias, yo te sonrei y te dije salude tambien, empezamos a comentar lo lleno que iba hoy el autobus y otras cosas sin importancia mientras notaba como te acercabas mas a mi y te apretabas mas contra mi, notaba que estabas tan excitado como yo, de pronto te acercaste a mi oido y me dijiste que hoy no trabajabas que solo habias cogido el autobus para verme, yo en ese momento ya no sabia donde meterme, mi cuerpo deseaba tirarme en tus brazos alli mismo delante de todo el mundo y tu lo notabas, lo presentias, no parabas de mirarme con esa mirada que me desnudaba y me hacia el amor alli mismo, llego mi parada y te lo dije para que me dejaras bajar, te apartaste y sali hacia la puerta, como siempre notaba tu mirada fija en mi, hoy mas que nunca, al ir a entrar a mi oficina note el olor de tu perfume detras de mi, y alguien detras de mi que me abria al puerta, me gire sabiendo lo que me iba a encontrar, y ahi estabas tú con esa mirada que tantas veces habia notado, entramos en el edificio y me seguiste hasta mi oficina, no habia nadie, mi compañera estaba de baja, nada mas entrar y cerrar la puerta nos besamos con la pasion de todos los dias que llevabamos deseando este encuentro, me desnudaste e hicimos el amor alli mismo, nunca me habia sentido tan deseada como esa vez, ni me habian hecho gozar tanto.

No hay comentarios:

La Pasion del Deseo